miércoles, 7 de marzo de 2012

La puerta que abre la cerradura






Cada puerta se creó en un hueco
y cada vacío albergó una puerta
cuentan los cantores
de las veredas techadas
que un enigma se tejió en Valdivia
junto al kiosquito de las llaves
Inventó el cerrajero la solución a su error
sintiera un vacío en su interior
que aunque ninguna llave girara en su cerradura
que si la puerta no abriera al girar la llave
entonces la puerta giraría para la cerradura
E inventó el inventor una puerta
mas la ésta no giró
y sintió él su alma atrapada
Entonces los cantores con sus guitarras soplaron
La puerta sería abierta con una manilla
pero la manilla no giró
El cerrajero inventor pensó
Si creo un agujero que haga girar la manilla
encontrare mi libertad
La llave inserta en el hoyito de la manilla
la manilla dibujada en el centro de la puerta
la puerta pensada en el corazón de la cerradura
Todo el sistema en su perfección jamás creyó,
nunca lo pensó, ni estipuló
que las cerraduras son agujeros negros
que en los huecos no se dibuja
y la puerta en el corazón de la cerradura
y la manilla en el centro de la puerta
y la llave inserta en la manilla
nada existía más que en la mente del cerrajero atrapado
Los cantores entonaron
y de la voz voló una llave
ésa invisible que salvó al hombre
nunca existió
porque la cerradura es un hueco
y los agujeros son vacíos de la vida
que algún cerrajero ocioso de Valdivia
inventó para encerrarse en mentiras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario