martes, 21 de febrero de 2012

El túnel del Extranjero.

Estaba yo paseando en el túnel de la esquina y me detuve para oir la siguiente conversación. Dos espíritus charlaban y rememoraban el pasado; seré fiel en retratar lo que oí.
Meursaulh fue el primero en hablar, cito "Sin embargo ninguna de sus certezas valía lo que un cabello de mujer. Ni siquiera estaba seguro de estar vivo, puesto que vivía como un muerto. Me parecía tener las manos vacías. Pero estaba seguro de mí, seguro de todo, más seguro que él, seguro de mi vida y de esta muerte que iba a llegar. Sí, no tenía más que esto. Pero por lo menos, poseía esta verdad, tanto como ella me poseía a mi. Yo había tenido razón, tenía siempre razón". Bueno, el punto es que al lado estaba Juan Pablo Castell.. y ahí quedo la cagá... cito sus palabras "La frase no indica que antes sucedieran menos cosas malas, sino que - felizmente - la gente las echa al olvido. No tiene validez universal, yo, por ejempo, me caracterizo por recordar preferentemente los hechos malos y así, casi podría decir que "todo tiempo pasado fue peor", si no fuera porque el presente me parece tan horrible como el pasado; recuerdo tantas calamidades, rostros cínicos y crueles, que la memoria es para mi, como la temerosa luz que alumbra un sórdido museo de la verguenza".
A lo que Meursault respondió. "Te das cuenta. ¿Y Despues? Era como si durante toda la vida hubiese esperado este minuto... y esta brevísima alba en la que quedaría justificado. Nada, nada tenía importanta, y yo sabía bien por qué".
Las cosas se pusieron bravas, de eso me di cuenta. Juan Pablo Castel asesinó a Meursaulh, y, producto de sus múltiples trastornos mentales..., y luego de haber vuelto a su celda, escribió la famosa frase que hoy leemos camuflada.. "Bastará decir que soy Juan Pablo castel, el pintor que mató a Maria Iribarne".
‎.- En honor al gran Sábato y genial Camus -.

No hay comentarios:

Publicar un comentario