domingo, 4 de diciembre de 2011

El reloj de mi padre.

Bobby me regaló un reloj mientras vivía. El reloj dejó de funcionar cuando mi padre adoptivo desapareció; debí intuir que, por desgracia, esa era la señal. El tiempo pequeño de nuestra historia acabó, y el paso a otro tiempo, inevitablemente, llegó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario