viernes, 11 de noviembre de 2011

Borderline

Tengo en mente una escena donde mi madre me dice que soy teatrero. No necesariamente porque haga teatro, sino por su connotación excéntrica y explosiva. Hay más episodios conflictivos en mis recuerdos, como actos impulsivos, pensamientos polarizados, y obviamente desregulación emocional. Para qué mencionar el concepto de caos en la relación interpersonal. Siempre creí que aquello sería parte de mi forma de ser, hasta que un papel, firmado por un psiquiatra me daría a entender que era una enfermedad.
Una amiga me dijo lo siguiente cuando le critique su inmadurez: ”sipo, si mi infancia se cortó abruptamente al tener que asumir responsabilidades que no me correspondían, por lo que ahora cuando tengo que ser adulta, mi primer impulso es ser irresponsable y practicamente infantil”. Claramente es una causa del trastorno límite, pero no la única. Hay neurotransmisores asociados, y si tienes mala suerte, hasta puedes ser genéticamente predispuesto
He aprendido, con los dos años y medio que llevo de trastorno, que soy oficialmente incapaz de controlar la enfermedad. Cuando se quiere expresar mi interioridad, entonces lo hace, y si eres un borderline como yo, entonces cumplirá uno de los requisitos que hasta mi madre mencionaba antes de saber que yo tuviera esto. El Teatro. Onda, soy teatrero. Así armo escándalo. Una vez recuerdo que Sali con una de esas pesas de mano y quebré caleta de vidrios en mi hotel, gritando eufórico. Todo porque no había internet. Ya, júzgueme, total eso es fácil. Lo siento, no tengo ese autocontrol; a pesar de que las pastillas me hayan estabilizado bastante.
Saben lo triste que es tener un trastorno de mujer. Porque el Borderline se da primordialmente en hembras, me siento como un anoréxico, o un bulímico; sin serlo. El lado positivo es que ya no soy un depresivo, mis diagnosticos evolucionaron de Depresion Severa, a dos simples trastornos (super simples, exclamación irónica): el borderline, y el otro que omitiré.
Sí, el omitido es adicción al sexo. Pero me trato también.
Un Borderline comienza su viaje mental con una crisis de identidad, se desvalora en autoimagen y termina odiándose a sí mismo. Algunos caen en anorexia. Otros en la autodestructividad. Hay altos riesgos de suicidio para mis compatriotas.
Yo me imagino que Borderlinelandia es como el Inframundo de los Vampiros Sureños. Veo una mesa te club inmensa, con conejos sentados cada dos puestos. Ahí estamos nosotros, en la Tea Party más grande de la historia mental. El Te está frío, pero no nos importa, porque, en concordancia con nuestra enfermedad, al llegar al estómago, ya está caliente. Entonces un sombrerero reparte sombreros para todos y nos entrega bates de beisbol. Hora de enfrentar la ira. Mi sueño termina cuando la escena se vuelve masacre, todos los borderlines estamos asesinando a golpes a los tiernos conejos del té.
Si bien somos un riesgo, si bien no tenemos autocontrol en determinadas circunstancias, si bien estamos literalmente enfermos; afectados por una psicopatología reconocida, creo que ésta nos da identidad. Ironía de la pérdida de la misma, que en un afán de desvínculo, termina regalándonos una vida nueva. Polarizar mi pensamiento es lo más choriflai de la vida, no tener vínculos de amistad saludables es lo segundo mejor, y por supuesto: la inestabilidad extrema y desregulada emocional. Por fin, soy alguien.
El problema será cuando, luego feliz de mi conclusión anterior, me llega la carta de que tengo otro trastorno que choca con lo anterior. No, no era el de adicción al sexo; aún no me certifican ese. Soy bipolar. No de esos ridiculos que ponen en su bio: “Hola, soy bipolar Juju”. Sino que el bipolar de trastorno real, ese que tampoco se controla. Ahora el problema es el siguiente, si soy “maniaco-depresivo”, siendo tambien Bordeline. ¿A cuál equivale la personalidad límite, al maniáco o al depresivo? Tal vez sea el estigma del límite, que se asocia con un trastorno amigo, para causar más estragos en los pobres, traumados e indefensos, que sin odio contra la vida, perdieron la posibilidad de ser sanos mentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario