miércoles, 14 de septiembre de 2011

Los Hueónes.

Busqué tu mirada entre las cientos de expresiones. Hueónes los que me apretaron y me confundieron del camino. Y no te encontré por ningún lado y me sentí desnudo entre tanta muchedumbre. Entonces el frío me caló profundo y me endureció el corazón. Allí descuidé mi alma, que fue saqueada por las manos de los transeúntes y los huéones que me tocaban, esos que me violaban sin destajo; ellos mismos me quitaron la inocencia, y todo mientras te buscaba; mientras hayaba en su mirada ausente o en tus recuerdos vagos lo que podría ser mi salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario