domingo, 12 de junio de 2011

Bosque Gris


¿Sabes donde me dejaste? En un bosque gris, húmedo y descolorido. No es el mismo de otros tiempos, porque este es peor. No es cálido porque el agua que sale de los troncos me debilita los huesos. A veces pienso que te equivocaste, que me dejaste así por error. Pero luego recuerdo todo con la fugacidad de un flash y me doy cuenta que me merecía este dolor. Ay de los que lloren mi ausencia porque tú serás el culpable. Y no descansarán hasta saciarse de venganza por abandonarme en un juego pausado de supernintendo. El bosque está oscuro de noche, absoluta perdición del espesor que nocturno. De día es blanco y gris claro, a eso de las seis se torna grisáceo oscuro y el ciclo se repite. He intentado avanzar pero los árboles son todos iguales, y todos me provocan el mismo dolor. Tocarlos es un sufrimiento horrible, e intentar sacar el agua de las hojas es lo único que me mantiene con vida. Lo peor es que cuando trato de morir para acabar esto, sólo vuelvo a aparecer en el centro de este lugar, como si todo fuera una pesadilla, como si el infierno hubiera llegado antes de tiempo a mi vida. No se vale. Porque tú me abandonaste y me dejaste solo, y yo te amaba, más que a nada, era capaz de todo para ti. ¿Por qué permitiste que esto pasara? Acaso el justifica el fin los medios que dejas que el mal me atrape. No te entiendo, te paseas por todas las visiones del mundo y me dejas a mí como chaleco de mono. El bosque está próximo a desaparecer, aquí no hay voces, sólo está la voz de mi conciencia continuamente dando ánimos. Me hacía falta reencontrarme con mi esencia, debo decirlo. Y ella misma me ha dicho que tarde o temprano las cosas se revertirán y seré capaz de salir, de encontrar el fin de este juego y enfrentarme a una nueva pantalla. A una que tenga colores, donde la primavera sea realmente primavera y no un otoño desgraciado. Por mientras me contentaré con esperar que vuelvas a buscarme, que con humildad retornes y juntos volvamos a ser felices. Porque estoy seguro que si tu volvieras, yo podría ser feliz a pesar de ver todo gris; porque el color, lo pones tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario