miércoles, 5 de enero de 2011

Libertad

Y la libertad vino de la luz, y la luz de la muerte a la oscuridad. El secreto fue roto en sus capas y reveló el amor que escondía bajo sus caretas. Las crudas lágrimas de decepción, el mal rato de una verdad, la nostalgia de tiempos mejores, búsqueda de un culpable, todo es vano; es correr tras el viento. Porque las cosas carencias de sentido y la importancia verdadera radica, no en las circunstancias sino en lo que le sigue a ese pequeño paréntesis que representa la vida en la eternidad. Hoy me siento libre, no de mis ataduras, libre del secreto y la amargura que son la puerta contra toda sanación; y ahora ya nada está lejos, incluso el cielo está más cerca que el infierno. Libertad es expresar lo que sientes ahora, trabajar en ello y como puede convertirse en tu plena satisfacción y en el desahogo que implica una vida sin ataduras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario