miércoles, 29 de diciembre de 2010

La última moda

Bonito bolso – dice el gordo apegado al cuerpo del desconocido.

Si – responde sin saber que decir – Gracias.

¿Eres de por aquí? – insiste el hombre del pasillo.

Si, voy para mi casa. – mira por la ventana mientras el minibus avanza su recorrido estrepitosamente.

Estudias en la Talca – luego de un rato mirando el bolso que el joven apoya en su mano.

Sí – intentando socializar – estudio Medicina.

Interesante – rie el gordo que cada vez se acerca más hacia la ventana – tendré un amigo doctor.

Sí – finge risa el joven - ¿y Ud?

Yo, yo soy ladrón profesional – dice sin arrugarse. Un segundo de silencio invade el lugar – vengo del trabajo, cabros culiaos, sabis que no entregan la plata y uno tiene que echárselos .

¿En serio? – el corazón palpita a mil, mide sus palabras con cautela – No saben nada, tienen que entregar al tiro.

Exacto. Arriesgar la vida por lo material, qué estúpido – insiste el hombre entre el bullicio de la gente - ¿ y tu? ¿que andas trayendo?

Mis cuadernos y cosas de la U – dice guardando la compostura.

No me mientas, mira que no me gusta que me mientan – el hombre sujeta algo en su bolso, y saca sin mostrar publicamente la cuchilla.

Pero guardemos la calma, yo te muestro mi bolso y... – comienza.

Entrega toda la mierda antes que te mate, conozco a tu familia, sé donde vives; asi que no te arriesgues en gritar – baja un poco el tono de voz y lo enfoca hacia su victima – insisto, lo material no importa.

Tome – dice rendido el joven.

No, ¿sabes qué? Me caiste bien – guarda el arma y se calma – Ya tuve mucho por hoy. Pero recuerda, para la otra; entrega todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario