sábado, 5 de junio de 2010

Sueños

A tientas busco el despertador. Ha fallado, es de noche aún y sigue sonando como si estuviese en lo correcto. Maldigo mientras busco enceguecido; estaba soñando y aún no me repongo del ensueño. Era algo genial, fenomenal, sarcásticamente perfecto. Soñaba que era de día, que el sol volvía a brillar.

2 comentarios:

Guido dijo...

Algunos sueños se vuelven realidad bastante rápido...

Danyleo dijo...

Sólo en la Isla Oscura... irónico no?

Publicar un comentario