miércoles, 23 de junio de 2010

Las secres de hoy


Esbelta, delicada, alegre, amable y súper señorita ¡¿de adónde la vieron?! Si las secretarias nunca fueron así, todo lo contrario, desde que uno entra a la oficina; o ve a una señora obesa, o a una chica más antipática que poodle mimado.
No son para nada como nos dicen las telenovelas mexicanas o los comerciales de Telenoche. Si un extraterrestre viniera con la idea de hablar en alguna empresa, lo primero que pasaría es que tendría un infarto. Pongámonos en su lugar, entra contento de la vida a una oficina y lo primero que ve es a una cuarentona, casi al punto de obesa, con unos lentes gruesos, y con la expresión de frustrada amorosamente por vivir aún con su madre y catorce gatos. Para rematar la situación, el ET despierta sin que ella se dé cuenta que alguna vez existió, y recién cuando éste le habla, ella lo mira con sus ojos intimidadores y lo obliga a sentarse en una silla incómoda a leer una revista del “año de la pera”.
Por supuesto que el mundo se dio cuenta de ese gran error, y los directores televisivos no tuvieron ninguna mejor idea que crear un “culebrón” dejando como protagonista a una secretaria gorda, con frenillos, enamoradiza, y con un sinfín de defectos, pero lo más importante, inteligente. Luego que esa misma telenovela fuera copiada por todos los países y culturas existentes en el mundo, y claro, después que nuestro querido marciano comprara los derechos de autor para grabarla en su planeta, los jefes empezaron a usar nuevos criterios. Ahora miraban la foto del curriculum y si era guapa la mujer, obvio que era tonta; descartada al tiro. Pero si encontraban una foto con una mujer fea, con los ojos pequeños por el aumento del lente, frenillos en los dientes y un peinado del siglo XV: “¡Ah! Ella es inteligente y probablemente llegue a ser mi pareja”.
Ya totalmente confundido, nadie de los planetas vecinos comprende como son estas mujeres. ¡Debemos aterrizar! muchas veces los pretextos de las acciones de las secretarias televisivas son: “Es que eso es en Estados Unidos” Ni ahí las secretarias son como se cree, si alguna ofreciera café es porque el dueño se lo dejó como recado especial y sólo a un accionista que busca invertir miles de dólares. Acá en Chile, a lo más que se ha llegado es a tener esas fuentes con agua, y para días lluviosos, la máquina de café que te cobra hasta el doble de IVA por un cafecito.
Hay que aceptar la verdad, nunca podremos ubicar a las secretarias como un grupo determinado, ¿por qué? Porque todo dependerá de la situación social de ésta, no porque llegue Ud. un día a la consulta médica y la señorita le responda a gritos, serán todas así, tal vez incluso estaba “en sus días” ¿Quién sabe? Lo que es verdad es que para quitar las estructuras mentales de la gente hay que entrar a picar con todo. Yo propongo exterminar a todas las secretarias de la faz de la tierra y colocar en su lugar a hombres, sólo espero que al realizar esas “tareas femeninas” no les den crisis de identidad sexual como le ocurrió a ET; al llegar a su planeta se hizo secretario, pero nadie le advirtió que lo de ser pareja del jefe para él no contaba; pobrecillo ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario